viernes 14 de junio de 2024
18.3 C
Buenos Aires

SALUD

Los niños son los más afectados por las enfermedades infecciosas

La diarrea, el dengue y la encefalitis de San Luis son las principales infecciones que pueden contraerse durante la primavera. La higiene alimentaria y personal son las principales medidas para prevenirlas, subrayó el Congreso Internacional de Infectología Pediátrica y Vacunas que se desarrolló en Buenos Aires. Hasta el momento, en el Hospital de Niños San Roque, no ha habido una incidencia marcada de las enfermedades típicas de la estación.

La población infantil es la más afectada por las enfermedades infecciosas, y la higiene alimentaria y personal son las principales medidas para prevenirlas, destacó el viernes el Congreso Internacional de Infectología Pediátrica y Vacunas que delibera en la Ciudad de Buenos Aires.

La diarrea, el dengue y la encefalitis de San Luis son una de las principales infecciones que pueden contraerse durante la primavera, por eso el informe insistió en la importancia de determinar sus causas para un tratamiento efectivo.

La diarrea constituye una infección estacional que se caracteriza por presentar frecuentes pérdidas de material fecal, fiebre y dolor abdominal.

La causa de esta enfermedad infecciosa son microorganismos que ingresan por la boca, principalmente agua y alimentos y una de las principales complicaciones de la enfermedad diarreica en la población infantil es el Síndrome Urémico Hemolítico (SUH).

María Marta Contrini, jefa de la Unidad 9 de Enfermedades Infecciosas del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez, sostuvo que “Argentina posee el índice más alto a nivel mundial de niños afectados por esta infección con una incidencia de 22 casos por cada 100 mil menores de 4 años, durante la primavera y el verano”.

La higiene alimentaria y la higiene personal son, según los especialistas, los principales instrumentos de prevención de las enfermedades infecciosas.

Desde el Hospital de Niños San Roque, su director Hugo Cati, señaló que efectivamente en la temporada de primavera-verano es frecuente un marcado ascenso de los casos de gastroenteritis, especialmente peligrosos para lactantes y niños de dos y tres años. Sin embargo, expresó el especialista, hasta el momento “no se marcado una diferencia, no ha habido una modificación de los cuadros por la cuestión estacional”.

De todos modos, Cati recomendó que ante el primer síntoma de diarrea, los padres no duden en “traer a los chicos al hospital” para evitar el peligro de la desidratación.

consejos. El documento del congreso médico precisó que deben considerarse como medidas de prevención de enfermedades infecciosas el lavarse bien las manos con agua y jabón antes de consumir o preparar alimentos y luego de cambiar los pañales de un niño con diarrea.

No utilizar los mismos utensilios empleados durante el corte de carne cruda para preparar otros alimentos, sin antes lavarlos bien con agua y detergente.

También, lavar bien frutas y verduras, consumir productos lácteos pasteurizados y carnes bien cocidas.

Tomar agua potable o agua hervida, no bañarse en aguas contaminadas (lecho del río, canales y/o piletas sin control adecuado) y evitar la concurrencia de niños con diarrea a piletas.

Los especialistas manifestaron la importancia de consultar al pediatra toda vez que un niño presente un cuadro de diarrea y prestar atención a las enfermedades transmitidas a través de una picadura de mosquitos, como la encefalitis de San Luis.

Las estadísticas del Ministerio de Salud de la Nación indican que desde enero hasta marzo de este año se registraron cerca de 400 casos de dengue en el país con focos en provincias como Misiones, Chaco y Santiago del Estero.

Silvia González Ayala, profesora titular de Infectología en la Universidad de la Plata, añadió que “además se observó un resurgimiento de infecciones causadas por el virus de la encefalitis de San Luis con un total de 28 casos dispersados desde Tigre hasta Magdalena”.

Para prevenir esa infección, al igual que el dengue, es importante evitar tener dentro y fuera del domicilio recipientes que contengan agua estancada limpia, renovar regularmente el agua de macetas, floreros, jarras, peceras y bebederos de animales y mantener los patios limpios y desmalezados.

También hay que “desechar todos los objetos inservibles que estén al aire libre en los que se pueda acumular agua de lluvia como latas, botellas, neumáticos y juguetes y colocar boca abajo los recipientes que no se usen como baldes, frascos y tachos”.

Mantener limpias, cloradas o vacías las piletas de natación durante todo el año, aplicar repelente de insectos sobre la piel y la ropa y usar camisas de manga larga y pantalones largos en lugares donde proliferen los mosquitos.

Te puede interesar