Cerrar Mapa
PH web ilustración

Osteoporosis, un problema de salud pública en todo el mundo

Esta enfermedad caracterizada por la pérdida de hueso es provocada por el envejecimiento y componentes genéticos. Cómo detectarla y los posibles tratamientos.

 
La osteoporosis, enfermedad en la que se reducen la densidad y la calidad del hueso, es un proceso propio de envejecimiento. El paso de los años provoca que el hueso se vuelva frágil y ello aumenta el riesgo de fractura en forma considerable.

La edad está relacionada con el riesgo. Mujeres y hombres de más de 60 años tienen un mayor riesgo de osteoporosis que las personas más jóvenes. Hoy una de cada 3 mujeres mayores de 50 años y 1 hombre cada 5 sufren fracturas osteoporóticas. Las fracturas de columna, cadera y otras localizaciones esqueléticas afectan a más de un tercio de las mujeres adultas y son más comunes que los ictus, infartos y cáncer de mama juntos.

“La pérdida de hueso se produce de modo que no da síntomas hasta que ocurre la primera fractura”, apunta la Dra. Paola Caro (MN 113.445), directora médica de vittal. Y explica que el diagnóstico se establece mediante la prueba de densitometría ósea (DMO).

Además, señala que diversos estudios han demostrado que la osteoporosis también es causada por un gran componente genético. “Algunos de estos genes son el receptor para la vitamina D, el receptor de estrógenos, el gen para el receptor de hormona paratiroidea”, indica la Dra. Caro, aunque aclara: “La inactividad física y el sedentarismo son factores de riesgo para el desarrollo de fracturas. También lo es la alteración de la función neuromuscular, la reducción de la fuerza muscular y alteraciones de la marcha”.

En cuanto a la prevención, la Dra. Caro subraya: “El hábito de fumar puede reducir la densidad ósea y este riesgo aumenta con la edad. El alcohol en más de 4 unidades diarias aumenta el riesgo en forma significativa sobre todo el consumo a largo plazo”, detalla. En este marco, recomienda consumir lácteos, frutas y vegetales; reducir el consumo de carnes; suprimir el consumo de sal; realizar actividad física regularmente; y concurrir a los exámenes médico-periódicos y preventivos.

“El uso de corticosteroides es causa común de osteoporosis secundaria y otro medicamento que interfiere la absorción del calcio son los inhibidores de la bomba de protones que se utilizan en el tratamiento del síndrome acido sensitivo y enfermedad digestiva ulcerosa en general”, indica la Directora médica de vittal.

Sobre el tratamiento, el alendronato sódico demostró incrementar la densidad mineral ósea de forma consistente, disminuir el recambio óseo y ayudar a prevenir fracturas en las localizaciones osteoporóticas clave.

Frente a la osteoporosis hay una gama de fármacos que van desde el suplemento de calcio y la vitamina D hasta diversos esquemas de entrenamiento físico. Estos reducen el riesgo de fracturas vertebrales en un 30-70 % y de fracturas de cadera en un 40%, explica la Dra. Caro.

Y observa: “Uno de los problemas más importantes del tratamiento es la baja adherencia de los pacientes al mismo ya que requiere constancia y es un tratamiento crónico y de por vida. Es por ello que debemos tomar dimensión de que la osteoporosis es un problema de salud pública en todo el mundo y debemos trabajar en la prevención y tratamientos”.