viernes 8 de diciembre de 2023
19 C
Buenos Aires

SALUD

Francia. Acusan a medicamento de causar cientos de muertes

Mediator, un medicamento utilizado para el tratamiento de diabéticos con problemas de peso retirado de la comercialización en Francia el pasado mes de noviembre, es responsable la muerte de entre 500 y 1.000 personas, según un estudio de la Seguridad Social revelado hoy por “Le Figaro””.

El Mediator, un producto fabricado por los laboratorios Servier y derivado de las anfetaminas, está acusado de provocar efectos secundarios graves al favorecer enfermedades de las válvulas cardíacas y de hipertensión pulmonar, según la información del diario francés a partir del informe.

Los médicos de la Seguridad Social han establecido que el riesgo de complicaciones graves sería del orden de 0,5 casos por 1.000, y que se producen en tratamientos de al menos varios meses.

Varios enfermos se han querellado contra Servier por complicaciones cardíacas tras la toma de Mediator, y también han criticado a la Agencia Francesa de Seguridad Sanitaria de los Productos Sanitarios (AFSSAPS) por no haber retirado antes esa molécula de la circulación que se vendió durante 33 años.

En particular porque esa suspensión se produjo diez años después de que hubiera una primera declaración de vigilancia farmacológica en Francia.

Ya en 1997, la revista especializada “New England Journal of Medicine” había publicado un artículo en el que se hacía eco de los efectos nefastos de su principio activo para las válvulas cardíacas.

La neumóloga Irène Frachon, que el pasado mes de julio sacó un libro sobre este medicamento, señaló a ‘Le Figaro’ que había puesto en conocimiento de la AFSSAPS su “preocupación” porque veía regularmente a pacientes hospitalizados por insuficiencias cardíacas graves que “se demuestran ser víctimas del Mediator y lo ignoran”.

“Los pacientes que han estado significativamente expuestos al Mediator deberían ser invitados a consultar un cardiólogo y a que se les hiciera una ecografía cardíaca”, subrayó Frachon.

Cuando se retiró de la circulación, había en Francia 300.000 personas que lo recibían en su tratamiento. Cada año, se vendían en el país siete millones de cajas.

Te puede interesar