jueves 30 de mayo de 2024
13.2 C
Buenos Aires

SALUD

Primer ensayo con células embrionarias

El tratamiento intentará reparar la médula espinal de pacientes parapléjicos; el proyecto abarca siete centros norteamericanos

LONDRES y MADRID.- Una persona con daño en la médula espinal se convirtió ayer en la primera de la historia que recibirá un tratamiento derivado de células madre embrionarias humanas.

Ya se había tratado a muchos pacientes con células madre originadas en tejidos adultos, tales como la médula ósea, pero este ensayo es el primero autorizado para curar a alguien con células tomadas de un embrión humano, que pueden transformarse en cualquier tejido del organismo.

Después de interminables retrasos y obstáculos para autorizar el ensayo, el paciente fue tratado en el Centro Shepherd de Atlanta, Georgia. A través de una fina aguja, los cirujanos le inyectaron en la herida millones de células progenitoras de los oligodendrocitos (los encargados de formar la vaina de mielina que recubre el sistema nervioso central) obtenidas de las células madre embrionarias, con la esperanza de que estimulen el crecimiento de los nervios y recubran nuevamente con mielina los nervios dañados. El mismo tratamiento aplicado a ratas de laboratorio les devolvió alguna capacidad de movimiento alrededor de un mes después de realizado.

La esperanza es que estas células progenitoras, cuyo nombre en código es GRNOPC1, ayuden al paciente a sobreponerse a la parálisis derivada de un trauma, a pesar de que el objetivo primario del ensayo es asegurarse de que el tratamiento no hace daño y, sólo en segundo lugar, su eficacia para recuperar la movilidad en parapléjicos recientes.

Para poder recibirlo, el accidente medular tiene que haberse producido menos de 14 días antes de recibir la inyección. En total, van a participar en el ensayo 10 pacientes en siete hospitales.

“Iniciar la prueba clínica de GRNOPC1 es un hito para el campo de la medicina regenerativa o terapias con células madre embrionarias”, dijo Thomas Okarma, presidente de Geron, en Menlo Park, California, la compañía que ha pasado más de una década desarrollando tratamientos derivados de estas entidades.

A pesar de que el ensayo recibió por primera vez la luz verde en enero del año pasado, quedó detenido en agosto por la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos, que demandó más evidencia de que el tratamiento no causaría quistes como los que se observaron en algunos estudios en animales.

La aprobación volvió a emitirse en agosto, y el paciente cuyo tratamiento fue anunciado ayer es el primero en ser tratado en el ensayo clínico que abarcará siete centros.

Una vocera del Shepherd Center dijo que todos los detalles de la persona que inició el ensayo se mantienen por ahora bajo estricta confidencialidad, incluyendo el género y la edad y cómo ocurrió el trauma.

Privado vs. público

Otros investigadores en células madre festejaron la noticia.

“Este es un hito significativo en nuestro viaje hacia la promesa de la medicina basada en células madre -dijo Ben Sykes, director ejecutivo de la Red Nacional de Células Madre de Gran Bretaña-. La comunidad global de células madre y medicina regenerativa estará esperando los resultados de este ensayo de primera fase con gran entusiasmo.”

“Es una muy buena noticia -dijo Ian Wilmut, de la Universidad de Edimburgo, en Gran Bretaña, y creador de la primera oveja clonada, Dolly-. Sin embargo, es muy importante aclarar que el objetivo de esta prueba es en primer lugar asegurarse de que no se les inflige ningún daño a los pacientes.”

“Este primer estudio realizado en seres humanos marca el amanecer de la Edad de las Células Madre -dijo Chris Mason, profesor de medicina regenerativa del University College London-. Este ensayo clínico decisivo será un importante estímulo para la moral de los científicos, los médicos y, sobre todo, los pacientes.”

La noticia del ensayo probablemente también levante la moral de los investigadores que reciben fondos de los Institutos Nacionales de Salud de los Estados Unidos que trabajan con células madre embrionarias humanas, ya que la legalidad de otorgar subsidios federales para este tipo de investigaciones está siendo cuestionada en la Corte.

En agosto, se suspendieron temporariamente varios trabajos en estas entidades subsidiados con fondos federales después de que un juez considerara que la investigación en células embrionarias viola una ley de 1995 que prohibía otorgar fondos a experimentos que impliquen la destrucción de embriones humanos.

La norma fue dejada en suspenso quince días más tarde, pero sólo como una medida temporaria, hasta que la legalidad de los fondos federales se resuelva de una vez por todas, ya sea en la Corte o aboliendo la ley de 1995.

La empresa Geron lleva años colaborando con la Universidad de Wisconsin, donde James Thompson aisló por primera vez las células embrionarias humanas en 1998, y ha logrado derivar hasta siete tipos de células funcionales de órganos como el sistema nervioso, el páncreas, el corazón y los huesos.

Todos los procesos están protegidos por patentes, y la polémica en Estados Unidos sobre la prohibición de utilizar fondos públicos para investigación en células madre no las afecta, ya que su actividad la realizan con fondos privados.

Este logro resulta de una extensa investigación y una sucesión de pasos innovadores para poder producir los bancos de células madre, la fabricación en gran escala de los productos celulares diferenciados y los estudios preclínicos in vitro y en modelos animales de daños a la médula espinal. Todo este trabajo previo ha llevado a que la FDA autorizara el ensayo clínico

 

Te puede interesar