jueves 30 de mayo de 2024
14 C
Buenos Aires

SALUD

¿A dónde va la grasa?

Cuando usted pierde peso, pierde grasa. Sabe ¿a dónde va esa grasa? ¿Desaparece por arte de magia? Eso quisiéramos o a veces eso parece. Todo tiene que ver con la energia que consuma el cuerpo y como eliminamos las impuresas

La grasa se va de nuestro cuerpo mediante un proceso que va más o menos así: cuando usted consume menos calorías a través de la alimentación y quema más a través del ejercicio, su cuerpo convierte la grasa en energía. Esto sucede a través de una serie de procesos metabólicos bastante complicados. A grandes rasgos, los triglicéridos (células grasas) son desintegrados en dos componentes diferentes: glicerol y ácidos grasos, los cuales son absorbidos por el hígado, los riñones y los músculos. Allí, estos componentes se desintegran aún más mediante procesos químicos y se convierten en energía. Y entonces, usted nota que alrededor de sus piernas o de su abdomen, ya hay menos grasa. ¿No es interesante? Además, el calor que se produce gracias a estos procesos químicos es el que ayuda a mantener la temperatura corporal —de ahí viene la expresión “quemar” grasa—. Los deshechos de todo este proceso se convierten en agua y dióxido de carbono que se eliminan a través de la orina, el sudor y el aire que exhalamos de los pulmones. Así que eso de perder peso y perder grasa no es cualquier cosa. ¡Es todo un proceso!

Jóvenes demasiado despiertos

Informes recientes indican que la mayoría de los adolescentes no duermen el tiempo mínimo recomendado (de 8 horas). Esto les preocupa a los expertos pues les podría traer consecuencias serias a los jóvenes en varios aspectos de su vida como el académico, el físico y el emocional. Según varios estudios, los chicos que tienen alteraciones en la calidad y cantidad de sueño tienen una menor capacidad de concentración y un riesgo más alto de padecer diferentes enfermedades. La influencia de la televisión, las computadoras y los videojuegos poco a poco se han tomado la noche de los adolescentes, desplazando a la lectura y modificando sus hábitos para dormir. Si usted tiene un hijo adolescente, preste atención a cuánto tiempo duerme. Y si tiene problemas académicos, sociales y de salud, esta podría ser la explicación.

Te puede interesar