jueves 30 de mayo de 2024
13.2 C
Buenos Aires

SALUD

Tengo Reuma

No es extraño que algún familiar, amigo o conocido, nos diga que padece “reuma””. De hecho, nosotros mismos quizás hayamos pensado que el “”reuma”” era la causa de ese dolor de cuello, espalda o rodilla, que nos sorprendió un buen día, sobre todo si las molestias eran duraderas o aparecían con frecuencia.

Comentarios tales como “tengo un principio de reuma”, “mi madre tiene reuma”, “debe ser reuma”, “mañana lloverá pues ya me está atacando el reuma”, “mi padre tuvo un ataque de reuma”, “estoy llena de reuma”, “tengo un reuma de caballo”, o parecidos, son comunes en nuestras conversaciones. Muchas de estas personas, cuando acuden al médico y éste les pregunta por el motivo de la consulta suelen contestar: “Doctor, tengo reuma”.

Lo popularmente llamado  “reuma” no existe, existen en realidad un grupo de unas 250 patologías que afectan al aparato locomotor.
Otro mito falso es que este tipo de patologías sólo se da en personas mayores, puesto que aunque algunas de ellas –como la artrosis- estén asociadas a la edad, otras muchas se dan en jóvenes –artritis reumatoide- e incluso en niños –artritis idiopática juvenil.

¿Qué es el reuma?
Ante todo conviene aclarar que el concepto de “reuma” no existe en los libros de medicina, es decir, no hay ninguna enfermedad o dolencia del aparato locomotor que reciba el nombre de “reuma”. La sociedad ha agrupado bajo el nombre de “reuma” o “reumatismo” a todo el conjunto de dolencias o molestias relacionadas con el aparato locomotor, quizá como consecuencia del desconocimiento de su distinta naturaleza y la creencia en una causa común para todas ellas.
Pongamos un ejemplo para verlo más claro. Decir tengo “reuma” sería parecido a decir tengo “digestivo” o tengo “cardio”. Sin embargo, cualquiera de nosotros se quedaría perplejo o, como mínimo, extrañado si alguien le dijera: he ido al médico y me ha dicho que tengo “digestivo”; e inmediatamente intentaría aclarar si nuestro interlocutor está de broma o padece una gastritis, una úlcera, piedras en la vesícula o tiene una hernia en la ingle. Es decir, la gente sabe que existen diferentes enfermedades del aparato digestivo y que el especialista del aparato digestivo, también llamado gastroenterólogo, es un médico especialmente preparado para el correcto diagnóstico y tratamiento de todas ellas. Precisamente por ello, la mayoría de nosotros recomendaríamos a una persona aquejada de una dolencia gastrointestinal que consultara con un especialista del aparato digestivo para averiguar el nombre de su enfermedad, su pronóstico y su correcto tratamiento. Aunque sin duda todos nosotros sentiríamos cierta inquietud, angustia o desazón, si después de realizar un interrogatorio detallado, un examen físico, diversos análisis y algunas pruebas diagnósticas el especialista no nos diera algún tipo de explicación sobre el diagnóstico de nuestra dolencia.
A buen seguro no nos conformaríamos con una opinión como la siguiente: “Usted tiene digestivo”; exigiríamos algo más concreto y en caso de no obtenerlo probablemente consultaríamos con otro especialista.

Entonces, si el “reuma” no existe, ¿qué tiene nuestro familiar, amigo o conocido que se queja de dolor en el cuello, la espalda o la rodilla? Posiblemente algún tipo de trastorno del aparato locomotor, también llamadas enfermedades reumáticas, cuyo diagnóstico debe establecerse. Existe más de un centenar de enfermedades diferentes del aparato locomotor. La reumatología es la especialidad que se ocupa de las enfermedades del aparato locomotor. El médico especialista en las enfermedades del aparato locomotor es el reumatólogo.

Con el objeto de desmontar estos mitos e incrementar el conocimiento sobre este tipo de enfermedades en la población en general, el próximo 10 de octubre se celebra el Día Mundial de las Enfermedades Reumáticas.

 

Te puede interesar