martes 23 de abril de 2024
17.6 C
Buenos Aires

SALUD

Implantan el primer corazón artificial permanente

Un joven de 15 años recibe en Roma una bomba hidráulica de cuatro centímetros en el ventrículo izquierdo en una intervención de más de diez horas

ROMA.-Un equipo médico del hospital pediátrico Bambino Gesú de Roma ha realizado con éxito el primer trasplante permanente del mundo de un corazón artificial. El paciente es un adolescente de 15 años, cuyo pronóstico es reservado.

La intervención, que se realizó el pasado jueves, fue efectuada por el equipo de cardiocirugía de la citada clínica, dirigido por el cirujano Antonio Amodeo. La novedad de este trasplante es que el corazón artificial será definitivo. No se trata, por tanto, de una solución temporal hasta conseguir un órgano compatible con el paciente, tal y como ocurría hasta ahora con intervenciones de este tipo.

El joven intervenido padecía una rara y grave enfermedad que no le permitía inscribirse en las listas de espera para optar a una donación, por lo que, según explicaron los médicos, la implantación de un órgano artificial era la única alternativa posible. La operación, que duró más diez horas, consistió en la instalación de un mecanismo de cuatro centímetros en el ventrículo izquierdo que, conectado a la aorta, hace las veces de corazón.

El equipo médico explicó que la novedad de este trasplante es que se trata de una técnica menos invasiva y con menos riesgo de infección, que era hasta ahora el principal problema. El aparato funciona con un sistema de bombeo hidráulico eléctrico colocado dentro del tórax. La alimentación eléctrica está colocada en el pabellón auricular izquierdo y conectada con una batería externa.

«Alternativa al trasplante»

«Mamá, no me molestes, me estoy lavando los dientes», fueron las primeras palabras que el muchacho dirigió a su madre después de despertarse el viernes por la mañana. Según los médicos del hospital Bambino Gesú, este trasplante permanente «abre nuevas perspectivas terapéuticas y da esperanza de vida a aquellos enfermos que no pueden ser candidatos a recibir un corazón por problemas clínicos».

La Sanidad italiana se está convirtiendo en referente en este campo. «La evolución tecnológica permitirá, en un futuro no muy lejano, la puesta a punto de corazones artificiales que constituirán una alternativa al trasplante», aseguró el profesor Francesco Musumeci.

Te puede interesar