viernes 14 de junio de 2024
18.3 C
Buenos Aires

SALUD

Comer frutos secos desde la niñez puede ser peligroso

Durante el otoño, la producción y, en consecuencia, el consumo de castañas, nueces y otros frutos secos aumentan y, por ello, incrementa también el riesgo que estos productos tienen para los niños pequeños.

Además, algunos colectivos, escuelas y guarderías celebran en esta época del año la fiesta de las castañas o de los frutos secos, en la que los niños aprenden a conocer estos alimentos. Dichas prácticas representan un riesgo para la salud de los niños menores de cuatro o cinco años, incluso un riesgo para su vida.

Aunque algunos niños menores de cinco años comen sin problemas pipas de girasol, almendras, cacahuetes, castañas y otros frutos secos, sus muelas no tienen todavía capacidad para triturar adecuadamente estos productos. Por ello, a veces son aspirados por el pulmón pasando desde la boca a las vías respiratorias en vez de pasar a la vía digestiva, que es la que conduce los alimentos hasta el estómago. En consecuencia, el fruto seco o una de sus partes va al pulmón, produciendo unas veces asfixia inmediata y otras obstrucción e infección de una o varias zonas del pulmón.

Los médicos que trabajamos en los hospitales infantiles, especialmente los que nos dedicamos a atender a los niños más agudos y graves, tenemos la mala experiencia de haber atendido en esta época del año a algunos pequeños muy graves, con frutos secos dentro de los bronquios, en el pulmón y de arriesgar su vida para extraerlos.

El autor de este blog ‘Salud del niño’, tiene la experiencia personal de haber atendido a múltiples niños con frutos secos en la vía aérea, algunos de ellos con resultado de muerte. Esta misma experiencia ha sido publicada por dos grupos de médicos españoles, que recogen 210 casos de aspiración de cuerpos extraños atendidos en el Hospital central de Asturias, Oviedo (I. Fernández y colaboradores, ‘Anales españoles de Pediatría’; año 2000; 53:335).El 78% de los 210 casos correspondieron a frutos secos.

Otros hospitales españoles y extranjeros han comunicado la misma experiencia. En el Hospital Infantil Miguel Servet de Zaragoza atendieron a 420 niños con cuerpos extraños en la vía respiratoria o en el pulmón, el 73% de ellos correspondió a frutos secos (JA Esteban y colaboradores. ‘Revista de Cirugía Pediátrica’, año 2007; 20:25). Estas dos publicaciones describen que fallecieron dos y un paciente respectivamente.

Aunque sus hijos o sus alumnos hayan tomado otras veces frutos secos sin ningún problema, si es menor de cinco años, no se lo ofrezca más, no tiente a la suerte, la próxima vez podría ser la que el fruto seco se confunde de camino y en vez de ir al estómago (donde no sólo no hace daño sino que es un alimento bueno) va al pulmón, donde es muy nocivo porque tiene que ser extraído con riesgo, a veces incluso de mata.

Sin embargo, son saludables los frutos secos finalmente triturados, los que están en forma de harina mezclados con cereales con los que se preparan las papillas de los bebés. Como es totalmente innecesario comer frutos secos enteros antes de los cuatro o cinco años, no se los ofrezca. Si observa que un niño pequeño come frutos secos, informe a su cuidador de los riesgos que entraña esta práctica. Por favor, divulgue el conocimiento médico, la mayoría de las personas desconocen el riesgo que entraña para los niños pequeños comer frutos secos y semillas.

Te puede interesar