jueves 30 de mayo de 2024
13.2 C
Buenos Aires

SALUD

El argentino promedio ingiere por día el doble de sal que indica la OMS

La campaña “Menos sal, más vida”” busca reducir los ACV y males cardiovasculares. Hay que consumir seis gramos de sodio cada día. La ingesta excesiva causa hipertensión y daño renal.

Cada argentino consume entre 12 y 13 gramos de sal por día. Más del doble de lo recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Recientemente, el Ministerio de Salud de la Nación lanzó -junto a la Federación Argentina de la Industria del Pan y Afines (FAIPA) y el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI), y con el auspicio de la Organización Panamericana de la Salud (OPS)- la campaña “Menos sal, más vida” para promover la producción de pan artesanal con menos sodio y prevenir masivamente enfermedades cardiovasculares.

Durante el lanzamiento de la campaña el subsecretario de Prevención y Control de Riesgos del Ministerio de Salud, Gabriel Yedlin, advirtió: “bajar sólo un gramo de sal en el consumo diario de toda la población evitaría unos 20.000 eventos cardiovasculares y cerebrovasculares por año y cerca ce 2.000 muertes”. El 60% de la sal que se consume viene en alimentos procesados, y el pan es uno de ellos.}

Aumento de peso
El principal problema del excesivo consumo de sal es la hipertensión arterial, que a su vez termina produciendo daño renal, retención de líquido, edemas y aumento de peso.

“Hay datos estadísticos alarmantes respecto de los daños que provoca la ingesta exagerada de sal. El 25% de la población mundial tiene hipertensión arterial (HTA) y en el 2025 esa cifra se elevaría al 60%. En Argentina la hipertensión arterial causa 52.300 muertes por año. De ahí que sea fundamental la prevención”, señaló jefe de la sección Nutrición y Actividad Física de la División Nutrición del Hospital de Clínicas José de San Martín, Juan Carlos Palombo.

El nutricionista dijo que en 2006 el Ministerio de Salud de Córdoba inició una encuesta domiciliaria sobre los factores de riesgo en la HTA, que luego se repitió en otras provincias. El estudio se hizo con 50.000 mayores de 18 años. El 65% no tenía hipertensión, casi el 24% había sufrido un pico hipertensivo y más del 11% ya tenía la enfermedad. También se detectó que el 45% le agregaba sal a las comidas sin saber si le hacía falta. “Es fundamental cambiar este hábito”, refirió Palombo.

Según la Sociedad de Hipertensión Arterial Americana, para prevenir la enfermedad se debe consumir menos de 2.300 mg de sodio por día. Cada gramo de sal común tiene 400 mg de sodio y 600 de cloro. En el día se deben consumir menos de 6 gramos de sal. Y en un régimen hiposódico debe ser menor a 2.000 mg diarios (menos de 5 gramos). “Lo que se debe hacer es sumar en el día los mg de sodio que tiene cada alimento. La leche, por ejemplo, cada 100 cm3 tiene 23 mg de sodio; el queso de rallar, cada 100 gramos tiene 1.100 mg y el jamón crudo posee 1.300 mg. Es crucial saber qué se come para prevenir la afección”, asegura.

Los alimentos enlatados tienen un conservante denominado benzoato de sodio. Los fiambres, los embutidos (salchichas, hamburguesas, chorizos) tienen mucha sal. También los quesos maduros (pategrás, fontina, de rallar), la manteca y los panificados.

“El pan de las panaderías posee 280 mg de sodio cada 100 gramos. En un kilo de pan puede haber hasta 2.800 mg de sodio. Si bien una persona no come un kilo de pan, puede consumir dos o tres panes en el día. Entonces sacar una pequeña proporción de sal de las harinas es una buena medida. A mucha gente no le gusta el pan sin sal, entonces hay que darles gusto: amasar el pan y saborizarlo con orégano o cebolla, por ejemplo”, recomendó el nutricionista.

Se puede cocinar sin sal con especias como pimienta, perejil, ajo. O usar un poco de sal modificada. A su vez, se pueden elegir alimentos como la leche, algunas verduras y frutas a los que no haya que agregarles sal.

Otro alimento a tener en cuenta es el agua mineral. “Es común ingerir grandes cantidades de agua mineral. Si se toman tres litros significan el aporte de 1.000 mg de sodio, pero esto nunca lo difunde la industria. Por esto hay que fijarse en la composición nutricional de alimentos y bebidas. En tanto, las bebidas para deportistas deben ser consumidas sólo por ellos”, especificó Palombo.

También los fármacos
Hay remedios con sodio en su composición. Mucha gente consulta por HTA cuando está tomando medicación para bajarla. Esto puede deberse al consumo de drogas con conservante a base de sodio. “Hay que fijarse en los fármacos que se toman, porque muchos son sódicos. Y si se le suma el agua mineral, los alimentos que no se sabía que tenían mucha sal, al final del día la cifra es muy alta”, subrayó.

Te puede interesar