viernes 14 de junio de 2024
20.5 C
Buenos Aires

VIDA SANA

La Medicina del Estilo de Vida

Hay un interés social creciente sobre la Medicina del Estilo de Vida (MEV), especialidad médica relativamente nueva y poco conocida, que podría ser la más encaminada para poder abordar los preocupantes índices de morbimortalidad que observamos hoy, en Argentina y a nivel mundial.
Luego de más de dos años de pandemia, hay algo que prácticamente no se ha nombrado. Como si de pronto no existieran o no importaran. 

Hablo de la gran pandemia de Enfermedades Crónicas No Transmisibles (ECNT) que golpea a la humanidad desde hace décadas. Principalmente la enfermedad cardiovascular y cerebrovascular, la diabetes, la obesidad y el cáncer. Estas patologías aunque parezca que nada las une, tienen un denominador común: son construidas por nuestros hábitos. Y lamentablemente hoy representan 7 de cada 10 muertes a nivel global.

Esta nueva especialidad médica viene a dar respuesta a una gran demanda, siendo la primera que se encarga del abordaje integrativo de la persona, tratando estas patologías de alta mortandad desde su origen real: los hábitos. Y cuenta con gran evidencia científica que avala su práctica para la prevención y el tratamiento de estas patologías, acompañando al tratamiento médico farmacológico.

La medicina del estilo de vida basa sus prácticas en 6 pilares fundamentales:

Alimentación saludable, ejercicio físico diario, correcto descanso, manejo del estrés, evitar consumo de sustancias toxicas, conectividad social positiva.

La alimentación integral basada en plantas actualmente es el patrón reconocido por organismos de ciencia nacionales e internacionales como el más cardioprotector y saludable. Siempre que esté bien planificada y se incluyan alimentos integrales, es capaz de ofrecernos todos los nutrientes necesarios para mantenernos en estado de salud y con capacidad preventiva. Siempre teniendo presente la conocida necesidad de suplementación con vitamina B12, que dicho sea de paso, no es una necesidad exclusiva de este patrón alimentario ya que se observa una alta prevalencia de deficiencia de esta vitamina en la población general. 

Junto a un patrón saludable, hoy sabemos que la actividad física es la mejor “polipíldora”, ya que en conjunto han demostrado ser más preventivas que cualquier tratamiento farmacológico disponible a la fecha. Además de los beneficios que otorgan en el tratamiento, y en algunos casos la remisión de las ECNT. 

Además de la actividad deportiva, es importante también aumentar nuestra actividad física no deportiva, nuestros pasos diarios. El sedentarismo nos aumenta el riesgo de todas estas patologías ya que nuestro cuerpo no está preparado para la inactividad que presupone nuestro actual estilo de vida. 

También se reconoce desde la ciencia a la cronodisrrupción como otro factor de riesgo en salud. Actualmente vivimos en una sociedad que nos invita a ser productivos las 24 horas del día, e incluso está mal visto el descansar. Sin embargo es importante que todos nos ocupemos de un correcto descanso en calidad y cantidad de horas.

Me resulta fundamental que comencemos a pensar a la medicina desde la prevención, y que dejemos atrás la consulta médica únicamente cuando se presenta un primer síntoma o patología diagnosticada. Es importante saber que hay profesionales formados para ofrecer una consulta que nos eduque en hábitos saludables, y creo, que es la medicina del futuro. Necesaria y urgente.

Dra. Evelyn Vanina Re
@dra_evelynre

Te puede interesar