lunes 20 de mayo de 2024
7.9 C
Buenos Aires

SALUD

“Vos con tantas curvas, y yo sin frenos!”

Vivimos en una gran ciudad, según las estadísticas una de las más grandes del mundo; donde todos los días florecen proyectos para abordar adecuadamente el tema de la Educación Vial. Los expertos dicen que es parte de la “Educación Social”, y que consiste fundamentalmente en prevenir accidentes de tránsito, o minimizar sus efectos; especialmente para concientizar sobre el valor de la vida y la salud de las personas. A partir de ahí, las normas reguladoras del tránsito y la responsabilidad de los usuarios de la vía pública, compondrán el principal punto de la seguridad vial.

Bingo!!!
Todos hablan sobre la importancia de adquirir valores viales; pero quién de nosotros estando en pareja, no se sintió peregrino de un camino sin señalización?

Propongo entonces inaugurar las primeras páginas del gran libro de la “Educación Marital”, que en este caso consiste también en “prevenir accidentes en el tránsito de la pareja, o en su defecto minimizar los impactos” para justamente, no perder en el camino la importancia y el valor de la vida amorosa-armoniosa en la salud emocional de las personas.

Así como las señales viales son símbolos universales que se instalan con el fin de regular el tránsito; la señalización en el tránsito de pareja es indispensable para la convivencia.
Me tomo el atrevimiento de usar las cuatro clasificaciones existentes en señalización para abrir didácticamente toda esta metáfora, en la que ya me voy sintiendo identificada!

1) Señalización Reglamentaria: acá la trasgresión es claramente una infracción. Nos habla de la prioridad, la prohibición, las restricciones, las obligatoriedades.
La falta es grave, tan grave como cuando no respetamos PARE o CEDA EL PASO. Se imaginan una comunicación de pareja donde no se respeten estas pautas? los accidentes mortales (por violación de leyes) estarían a la orden del día…y puede realmente sobrevivir una pareja que decide desconocer, ignorar, o infringir un delito en la comunicación o en el accionar vincular?

2) Señalización Preventiva: aquí se advierten los riesgos para que se puedan tomar precauciones. Comunicar claramente nuestras hojas de ruta, dialogar las curvas y contra curvas, siempre nos da la posibilidad de elegir la mejor opción; o por lo menos de intentar caminos con menores costos emocionales.
Lo preventivo es precautorio, un dialogo marital con aspectos profilácticos siempre nos hace sentir cuidados y seguros. Se animarían a realizar (por elección) un largo viaje, sin una mínima cartografía, y con un conductor poco precavido?

3) Señalización Transitoria: habla de una planificación adecuada para un tránsito que temporariamente será obstaculizado o interrumpido. Como todo aviso, procura un dispositivo de seguridad, que nos informa sobre un área de trabajo momentáneo que nos hará tomar una postura diferente: esperar, ser más cautos, acompañar, contener, ayudar a sobrellevar, etc. Si no registráramos el aviso, y siguiéramos con la misma marcha, es probable que nos llevemos puesto al otro.

4) Señalización Informativa: ayuda al correcto desplazamiento; informa sobre caminos y destinos, y da referencias sobre servicios. Dónde nos encontramos, cual es nuestro destino, cuanto nos falta transitar para llegar a la meta que nos propusimos, con qué servicios contamos para hacer más ameno nuestro viaje, dónde abastecernos, dónde parar a descansar…

No olvidemos lo que a cada uno de nosotros nos corresponde; no olvidemos la responsabilidad personal que tenemos de manejar respetando pautas básicas; no pongamos la culpabilidad de nuestros errores en el otro; porque de nuestro compromiso y accionar dependerá la calidad de nuestro viaje.
* Verifiquemos nuestro vehículo
* Respetemos las velocidades
* No hagamos movimientos zigzagueantes o caprichosos
* Respetemos las distancias
* Si quisiéramos o debiéramos detenernos, no lo hagamos donde quede obstaculizada o interferida la circulación del otro…

Como verán, venimos sin GPS que nos oriente en el camino hacia el deleite conyugal. Somos conductores sin licencia para conducir nuestros vínculos de pareja, no hay una organización que nos haga rendir un examen de conducción.  Tenemos una señalización universal; tenemos señalizaciones particulares. Nuestros viajes vinculares a lo largo de la vida seguramente serán varios, hagámoslos bien…hagámoslos a conciencia…respetemos la vida…

alejandradaguerre@gmail.com

Te puede interesar