martes 23 de abril de 2024
17.6 C
Buenos Aires

SALUD

Onicofagia: Consejos para dejar de comerse las uñas

La onicofagia se trata sólo con voluntad propia, es decir, sin ninguna ayuda externa. No existe solo un tratamiento concreto para dejar de comerse o morderse las uñas

Sólo el hecho de haber llegado a esta página, representa casi el 90% del esfuerzo que realizas para abandonar esta manía. El 10% restante, se trata de dominar los nervios, ansiedad, o problemas cotidianos que te arrastran a este mal hábito.

Vamos a darte algunos consejos muy útiles para ayudarte a salir de este sufrimiento.

MUY IMPORTANTE:

Ante todo debes:

1º) Tomar conciencia e identificar las situaciones que ACTIVEN tu hábito de morderte las uñas.

Por ejemplo: acariciar, tocar, palpar, frotar o rascar las uñas, los bordes de las uñas y de las cutículas antes de llevarlos a la boca. etc. (apunta todo lo que recuerdes)

2º) Tomar conciencia e identificar las situaciones que PROVOCAN o ESTIMULAN tu hábito de morderte las uñas.

Por ejemplo: Al estudiar, momentos de exámenes, leer libros, viendo la TV, frente al ordenador, discusiones y nerviosismo, etc. (apunta todo lo que recuerdes).

3º) Tomar conciencia e identificar las situaciones en que has EVITADO tu hábito de morderte las uñas.

Por ejemplo: practicar actividades deportivas, charlas con amigos, bailando, estar en sitios públicos, escuchar y admitir los reproches de familiares o de amigos cuando te muerdes las uñas, cuando estás masticando algo, etc. (apunta todo lo que recuerdes).

4º) Realizar constantes autocríticas de la situación de tus uñas.

Por ejemplo: Tengo las uñas muy feas, tengo los dedos torcidos, es un sufrimiento y una vergüenza al verme mis dedos y mis uñas, cuando las dejo crecer me dan ansias de comérmelas y vuelvo a lo mismo, mis uñas me crecen horribles, etc. (apunta todo lo que recuerdes).

Sólo por el hecho de dar su testimonio en nuestro foro de la onicofagia, muchísimas personas, se han hecho lo suficientemente conscientes de esta mania, como para dejar de comerse las uñas definitivamente. (ver temas relacionados)

Si logras tomar conciencia de las cuatro situaciones mencionadas, añadida a una determinación voluntaria de dejar este hábito, tendrás las armas más poderosas para emprender la lucha y vencer definitivamente tu manía de morderte las uñas.

Tomar conciencia significa percibir unas acciones o situaciones que hagamos conscientemente. Dicho de otra forma, una persona consciente se da cuenta de lo que hace, mientras que la persona inconsciente actúa con gestos o actos que no son pensados conscientemente.

Si una persona hace un gesto para llevar a su boca su dedo para morderse la uña, no es un acto consciente si no lo hace voluntariamente, porque no se da cuenta de todo lo que afecta a sus acciones. En una palabra, no sabe qué es lo que le está pasando.

Debido a que la toma de conciencia está relacionada estrechamente con la voluntad podemos controlar adecuadamente nuestros actos o acciones sabiendo lo que nos está ocurriendo.

En resumen, tomar conciencia es darnos cuenta de lo que nos pasa o lo que hacemos y a la vez tener la voluntad de modificar o renunciar a nuestras conductas. En la medida en que vayamos tomando conciencia cada vez que llevamos nuestros dedos a la boca, estaremos progresando hacia la superación de este mal hábito.

Hagamos una prueba: lleva tu dedo hacia tu boca y detente cuando llegues a 5cm del objetivo. Repite esta acción varias veces y a unas distancias diferentes. Ahora prueba a meter el dedo entre los dientes un par de minutos y sin ganas de morderte las uñas. Este pequeño ejercicio que acabas de realizar se llama autodominio.

Todos estos actos los ha podido controlar durante unos minutos conscientemente y con tu autodominio, y poco a poco verás como podrás controlar este hábito y quedarte sin ganas de comerte las uñas ¡ PARA SIEMPRE! .

 

Te puede interesar