viernes 14 de junio de 2024
18.3 C
Buenos Aires

SALUD

La primavera y la aparición de algunas alergias

Si Ud. tiene una sucesión de estornudos que no parece que vayan a parar. Si la nariz parece una canilla que no deja de gotear. Si los ojos le pican y lagrimean, con una visión borrosa. Si el paladar tambíén le pica y trata de rascárselo con la lengua. Si respira por la boca porque la nariz está obstruída. Si el pecho le produce unos silbidos extraños e incluso de noche se despierta con opresión en el pecho y falta de aire.

¿ Cree que está con una gripe o un fuerte resfrío?. Está equivocado. La responsable de todas esas molestias es, con casi total seguridad, una reacción alérgica. Los cambios de estación nos obligan a llamar la atención sobre los peligros de reacciones alérgicas propias de esta época del año.
Es en esos momentos en los que aparece la polinización de ciertas plantas. Dicho polen, arrastrado por el aire, puede alergizar a personas predispuestas, con la aparición de alergia en la nariz, en los ojos,en el paladar e incluso en los oídos, así como asma leve, también, mal llamada, espasmo bronquial o bronquitis asmatiforme.

En la nariz provoca picazón, accesos de estornudos, secreción muy abundante “la nariz me corre como una canilla” y taponamiento nasal que obliga a respirar por la boca y dificultar el sueño. En los ojos, prurito, lagrimeo y sensación de tener una “basurita”. En el paladar, picazón, con ganas de rascarse con la lengua. En la garganta, picazón, que le provoca tos. En el oído, prurito en su conducto externo. Estas molestias duran lo que dura la polinización de estas plantas, es decir, quince, veinte o más días, durante los meses de setiembre a marzo, generalmente. Pasado ese período de tiempo el organismo vuelve a su normalidad.

El especialista en alergia le indicará la medicación más conveniente para calmar estos sìntomas pero lo más importante será que, a través de las pruebas cutáneas correspondientes, que son inocuas, rápidas y económicas, averigüe cual es el pólen responsable y hacer el tratamiento especial contra ese pólen con vacunas antialérgicas contra ese pólen ya sea con inyecciones subcutáneas o con gotas sublinguales. Este tratamiento permite que el paciente pueda ir tolerando, poco a poco, la presencia del pólen. Una primera medida, simple, para evitar el contacto con el pólen sería tener cerradas las ventanas; si tiene que salir al aire libre colocarse unos anteojos con patillas anchas y si hace un viaje en automóvil tener las ventanillas cerradas y colocar el aire acondicionado.

En ocasiones estas molestias no se limitan a la primavera sino que perduran todo el año. En ese caso las pruebas cutáneas pueden demostrar que sean los ácaros, el pelo de animales o los hongos de la humedad y el alergólogo le indicará cuales serán las medidas a tomar para combatirlos y tratar su sensibilidad a los mismos.

Con el buen tiempo, muchas personas concurren, los fines de semana, a casas o departamentos que han quedado cerrados durante días, semanas o meses y es frecuente que al ingresar en las mismas, las personas alérgicas sufran algún episodio alérgico nasal o bronquial, debido a que no estuvieron ventilados y durante todo ese tiempo se han ido concentrando elementos alergénicos como los ácaros, cucarachas u hongos a los que los alérgicos pueden estar sensibilizados. Es útil, entonces, abrir bien las puertas y ventanas, unos días antes, para permitir una buena ventilación y disminuir de esta manera la posibilidad de reacciones alérgicas. El alergólogo, también le indicará que medicación previa le pueda ser útil en estos casos.

Los picnis y salidas a los parques o al campo, en estas épocas del año, son frecuentes. Hay personas que son muy sensibles a las picaduras de insectos, como mosquitos, avispas, abejas, hormigas, jejenes e incluso tábanos. Es aconsejable el uso de repelentes. . A aquellas personas sensibles a la picadura de avispas o abejas se les recomienda no usar ropas con colores llamativos y a los sensibles a hormigas no andar con ojotas o descalzos por los pastos, sino con calzado cerrado. En caso necesario, es muy eficaz el tratamiento hiposensibilizante para las avispas, abejas u hormigas.

Con la llegada de los días de sol se inicia la temporada de “tostarse “ la piel. Oscurecerse la piel, sin medida, lleva a un envejecimiento prematuro de la misma, con el peligro, además, de aumentar las probabilidades de cáncer de piel. Hay personas a quienes la exposición solar, natural o artificial, provoca eritema y urticaria aún con exposiciones breves. Es aconsejable, entonces, el uso de protectores o pantallas solares indicadas por el médico. Ocurre que estas manifestaciones suceden, a veces, en personas que anteriormente toleraban bien los rayos solares. Es importante, en esas circunstancias, recordar si estaba tomando algún medicamento que, a veces, producen este efecto; efecto llamado fotosensibilizante. Conviene entonces consultar al especialista.

La concurrencia a piscinas y la utilización de productos químicos, que impiden la contaminación de las mismas, puede producir reacciones alérgicas o de irritación, sobre todo en los ojos, que pueden prevenirse con algún colirio adecuado. También algunas mallas ya sea por las tinturas empleadas en su teñido o por las fibras sintéticas empleadas en su confección pueden provocar dermatitis de contacto con reacciones de enrojecimiento (eritema), ronchas (urticaria) o eczematosas, casi siempre con gran prurito.

Los hongos, sobre todo en los pies, son transmitidos con frecuencia en las piletas. Estos hongos además de provocar molestias locales y ser fuente de infección para otras personas pueden causar reacciones alérgicas a distancia, en otros lugares de la piel, como por ejemplo en las manos, las llamadas por los médicos ides.

Te puede interesar