Cerrar Mapa

Continúa el alerta epidemiológico por sarampión

Funcionarios del Ministerio de Salud de la Nación, de la provincia de Buenos Aires y expertos de sociedades científicas y la OPS, acordaron acciones para prevenir un posible brote de esta enfermedad en el país. Recomendaron la vacunación oportuna y la consulta precoz al médico.

Funcionarios y expertos de la cartera sanitaria nacional, junto a sus pares de la provincia de Buenos Aires y representantes de sociedades científicas y de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), se reunieron anoche para evaluar la situación epidemiológica y acordar acciones conjuntas de prevención en todo el territorio nacional, tras la aparición de tres casos sospechosos de sarampión en la provincia.

Al finalizar el encuentro, Carla Vizzotti, directora del Programa Nacional de Control de Enfermedades Inmunoprevenibles del Ministerio de Salud, informó que “continúa el alerta epidemiológico”, aunque aclaró que hasta el momento no hay confirmación de la circulación de esta enfermedad en el país.

“Es fundamental transmitir a la población las medidas necesarias para contener este posible brote, porque el sarampión está eliminado de la Argentina desde el año 2000 y en las Américas desde 2002”, afirmó la funcionaria, y destacó la importancia de la vacunación y de la consulta al médico para prevenir esta enfermedad.

Vizzotti explicó que “el sarampión es una enfermedad muy contagiosa. En los menores de 5 años es grave, no tiene tratamiento y se previene con la vacuna. Y si bien estamos en una buena situación por las coberturas de las campañas, aún hay personas que por no estar vacunadas, pueden contraer y contagiar la enfermedad. Por eso es muy importante utilizar la herramienta de la vacuna, para disminuir la posibilidad de tener casos en el país”.

La médica dijo que “todas las personas que presenten erupciones en la piel (rash) y fiebre de más de 38ºC tienen que consultar rápidamente al médico, ya que ante la simple sospecha de tener sarampión o rubéola se deben implementar medidas inmediatas para tratar de contener la posible diseminación de estos virus”.

Asimismo, la funcionaria y médica infectóloga remarcó que “ante la sospecha de un cuadro clínico de esta patología, el personal de salud debe notificar a las autoridades sanitarias de su provincia o municipio, sin esperar la confirmación de los resultados de laboratorio”.

Por su parte, Luis Crovetto, director provincial de Medicina Preventiva del Ministerio de Salud bonaerense aseguró que “el resultado de esta reunión es la articulación de una política pública desde el orden nacional, provincial y municipal”, al tiempo que señaló que “hemos conformado un comité itinerante que se ha instalado en la zona donde aparecieron los casos sospechosos”.

“Estamos trabajando codo a codo con la región y con el municipio, haciendo el seguimiento social de los contactos que han tenido estos pacientes sospechosos; y estamos realizando los relevamientos y bloqueos pertinentes”, agregó, e indicó que “nos sumamos a las recomendaciones y al trabajo del ministerio de Salud nacional”.

La representante de la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP), Carlota Russ aseguró que la institución “siempre apoyó todas las acciones que tienen que ver con la prevención”, y añadió que “en este caso, una vez más, nuestro rol fue difundir el tema. Ya pusimos toda la información disponible en la web para que los pediatras estén atentos y alertas, hagan el diagnóstico lo más precozmente posible, notifiquen e intenten las mejores coberturas de vacunación”.

En tanto que Ricardo Ruttiman de la Sociedad Argentina de Infectología (SADI) afirmó que “muchas veces los pediatras y los clínicos no sospechamos de que sea un caso de sarampión porque esta es una enfermedad que no vemos desde hace muchos años en las consultas. Por eso es muy importante que los pacientes estén alertas ante la aparición de síntomas y los médicos a la hora de realizar el diagnóstico”.

Participaron también de la reunión el director de Epidemiología bonaerense, Mario Masana Wilson y Salvador García, consultor de la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

Los casos

El Ministerio de Salud fue notificado el viernes pasado sobre la aparición de tres casos sospechosos de sarampión en la provincia de Buenos Aires, en personas con antecedentes de viaje a Sudáfrica o que tuvieron contacto con personas que regresaron de ese país, motivo por el cual la cartera sanitaria nacional emitió un alerta con el objeto de sensibilizar la sospecha clínica y notificación inmediata en los efectores de salud para implementar las medidas de control oportunas.

Además, a partir de la evaluación del estado de vacunación en los contactos familiares e institucionales (escuelas, guarderías, hospitales, comunidades cerradas) de los afectados, se dispuso efectuar una vacunación de bloqueo con Doble o Triple Viral a aquellos allegados que no hayan acreditado la inmunización completa de acuerdo a su edad.

El alerta surgió por el regreso de viajeros desde Sudáfrica, país donde recientemente se registró un brote de sarampión, situación que había sido advertida por la cartera sanitaria nacional el pasado 5 de mayo ante el eventual desplazamiento de personas con motivo del mundial de fútbol.

El sarampión es una enfermedad vírica aguda, potencialmente grave, transmisible y extremadamente contagiosa. Las manifestaciones clínicas son: fiebre, conjuntivitis, coriza, tos (triple catarro), exantema (como las manchas de Koplik) típico pero que no está presente en todos los casos, y erupción generalizada centrífuga, con espacios de piel sana que comienza en la cara, en la zona retroauricular, desciende al tronco y, por último, a los miembros.

Recomendaciones para la vacunación:

• Todos los chicos deben tener el esquema de vacunación completo.

• Al año de vida y a los 6 años deben recibir la vacuna Triple Viral.

• Deben recibir una segunda dosis todos los niños y niñas desde los 13 meses de edad hasta los 4 años inclusive que no hayan sido vacunados en la campaña contra sarampión de 2009 o los que hayan cumplido 13 meses luego de finalizada la campaña.

• Deben recibir una dosis extra: todas las personas entre 15 y 39 años que no hayan recibido vacuna contra el sarampión y la rubéola durante las campañas que realizó el Ministerio de Salud de la Nación en 2006 y en 2008.