martes 16 de abril de 2024
15.7 C
Buenos Aires

SALUD

Los médicos aconsejan a los pacientes según sus propias costumbres

Los consejos que dan los médicos dependen de sus propios hábitos de vida. A los profesionales que tienen un sobrepeso o hacen poca actividad física les cuesta recomendar a sus pacientes que hagan dieta o vayan al gimnasio.

A dichas conclusiones llegó un estudio realizado por la Universidad de Michigan (Estados Unidos) y publicado en la revista Preventive Cardiology. Elizabeth Jackson, una de las autoras, dijo que en vista de la creciente prevalencia de la obesidad se debe incluir en la educación de los médicos la mejor manera de recomendar una alimentación sana y ejercicio físico. La especialista lamentó que muchos médicos no tengan confianza en su habilidad para aconsejar a los pacientes qué estilo de vida les conviene adoptar.

Para llegar a dichas conclusiones, Jackson y su equipo trabajaron con residentes y con médicos de planta. Ambos grupos de profesionales mostraron hábitos muy diferentes.

Los residentes, que todavía están estudiando y por lo tanto tienen menos tiempo, comían mucha más comida rápida y hacían poco ejercicio. Los profesionales de planta, por el contrario, se alimentaban más equilibradamente y hacían al menos 150 minutos más de actividad física por semana.

Y justamente los médicos de planta, que son los que mantienen los hábitos saludables, hablaban muy frecuentemente con sus pacientes de la importancia de la alimentación sana. A su vez, el 69% de los profesionales recomendaba hacer ejercicio en sus consultas diarias.

Por el contrario, solo el 36% de los residentes hablaba con sus pacientes de comer equilibradamente y 38% les sugería practicar ejercicio de manera regular.

Pero tanto los médicos de planta como los residentes mostraron falta de confianza en sí mismos para transmitir la importancia de los hábitos de vida sanos a sus pacientes. Los que más se mostraron seguros en este terreno fueron los que estaban más entrenados y los que practicaban actividad física y mantenían un buen peso.

Que los médicos lleven una vida saludable brinda una mensaje más creíble a sus pacientes. Los profesionales de la salud están muy ocupados, especialmente durante el entrenamiento, pero comer saludablemente y hacer ejercicio de manera regular puede mejorar su propia salud y la de sus pacientes, dijo Michael Howe, otro de los autores.

 

 

 

Te puede interesar