viernes 14 de junio de 2024
18.3 C
Buenos Aires

SALUD

La primavera es el tiempo ideal para renovar la piel castigada

Después del invierno, el tratamiento número uno es exfoliar la piel para remover las células muertas. El segundo paso es realizar una hidratación intensiva y una dieta rica en frutas.

Con el frío y el viento, la piel del rostro y el cuello pierden brillo y luminosidad. El primer paso para la restauración es realizar un tratamiento de exfoliación y de hidratación. El retiro de células muertas es esencial para la estimulación de la circulación, para afinar y suavizar la piel, tanto de hombres como de mujeres. El exfoliante corporal por excelencia es la esponja vegetal y sirve para pasar por piernas, cuello, codos y rodillas. En el rostro, hay que evitar el contorno de los ojos porque allí la piel es muy delgada y va a dañarse. Hay que hacerlo una vez a la semana.

La hidratación, como segundo paso, permitirá restablecer el aspecto luminoso y sano del cutis y del cuerpo. De adentro hacia afuera y viceversa. Este es el método para mantener hidratada la piel. Para ello será necesario mantener una dieta rica en agua, con frutas y verduras de toda clase, tomar dos litros de líquido en forma diaria y realizar una exfoliación periódica seguida de cremas hidratantes.

“La piel es el órgano más grande del cuerpo y tiene una función de barrera contra el medio externo, a través de ella se realizan los intercambios de sales y demás substancias que regulan la temperatura corporal. Hay cremas contra el envejecimiento cutáneo que hacen que la piel retenga más la humedad. Es el caso del ácido hialurónico, es el mismo que se usa, a altas concentraciones, para rellenos o lifting de arrugas”, explica Patricia Mizrahi, médica dermatóloga, miembro de la Sociedad Argentina de Dermatología y del Colegio Iberolatinoamericano de Dermatología.

No sólo es importante beber religiosamente dos litros de agua por día sino también aplicarse sobre la piel. El agua termal es muy beneficiosa en su uso cosmético, ya sea en spray o en productos como cremas hidratantes y protectores solares. Mizrahi insiste en protegerse del sol ahora más que nunca, no sólo para prevenir males futuros, como manchas y enfermedades, sino también evitar la deshidratación de la piel.

La médica dermatóloga Silvia Salazar de Talamazzi explica que durante el invierno hay menor secreción de las glándulas sudoríparas que ayudan a humectar la piel, pero además se empeoran también las enfermedades como la psoriasis. El hombre, que normalmente tiene piel más grasa que la mujer, no está excento de este fenómeno. Los cutis secos envejecen más rápido que una cutis seborreico. Por eso, la especialista recomienda no usar agua muy caliente y bañarse con jabones con ph neutro porque reseca menos la piel que los demás productos.

Te puede interesar