lunes 17 de junio de 2024
14.7 C
Buenos Aires

SALUD

Día Internacional de la Lucha contra el Bullying: la pubertad precoz como factor de mayor vulnerabilidad

Crear entornos seguros y respetuosos para los más pequeños es una responsabilidad de todos los actores de la sociedad. El acoso escolar interfiere de manera significativa en la vida social y la salud emocional de quienes lo padecen.

Hoy, 2 de mayo, se con memora el Día Internacional de la Lucha contra el Bullying, una fecha importante que nos recuerda la necesidad de prevenir el acoso escolar en todas sus formas. Este problema afecta a estudiantes de todo el mundo y, en particular, es una preocupación que se reitera en las familias de niños y niñas con diagnóstico de pubertad precoz.

La pubertad precoz es una condición en la que el cuerpo comienza a producir hormonas sexuales a una edad menor de la esperada, lo que puede resultar en cambios físicos y emocionales prematuros. Por ejemplo, el inicio del desarrollo mamario antes de los 8 años en las niñas o el crecimiento de los testículos antes de los 9 años en los niños. Quienes experimentan estás transformaciones con frecuencia son más vulnerables frente al bullying y a la exclusión por parte de sus compañeros de clase, lo que puede causar una serie de problemas en su bienestar emocional y psicológico. 

Según la Encuesta Mundial de Salud Escolar de 2018, alrededor de 1 de cada 5 estudiantes argentinos admitieron se sintieron intimidados tanto dentro como fuera de la escuela . Las niñas presentaron mayores porcentajes en todos los casos, con una diferencia aún mayor que los niños en el indicador de intimidación por internet (26,6% frente a 16,5%) . Esto resalta el valor de crear conciencia sobre el problema del acoso escolar para brindar apoyo a los niños y niñas que lo sufren.

Una de las mejores formas de abordar el bullying es a través de la prevención y la educación. Las familias, el cuerpo docente y las institucionales deben trabajar juntos para enseñar a los estudiantes la importancia del respeto, la tolerancia y la empatía. Los niños deben saber que el acoso escolar no está bien y que puede tener consecuencias graves para la salud emocional de los demás.

Al mismo tiempo, es fundamental que quienes sufren acoso escolar sepan que tienen opciones y recursos para pedir ayuda. Es crucial que los padres y educadores fomenten la comunicación abierta. Alentar a los niños y niñas a hablar sobre sus problemas y preocupaciones puede ayudar a detectar el bullying antes de que se convierta en un problema grave.

Finalmente, si un niño o niña con pubertad precoz está siendo víctima de acoso escolar, se debe buscar ayuda profesional. Los consejeros psicólogos y los especialistas en psicopedagogía pueden ofrecerles apoyo emocional y contención. En Argentina, existe una línea telefónica gratuita de Convivencia Escolar del Ministerio de Educación de la Nación (0800-222-1197) que proporciona asesoramiento y orientación a las familias y docentes sobre cómo manejar situaciones de bullying.

Te puede interesar